Juan Bautista Scalabrini naci贸 el 8 DE JULIO DE 1839 en un ambiente familiar que ser铆a decisivo para su formaci贸n humana y cristiana.

A los 18 a帽os ingres贸 al seminario y se orden贸 sacerdote a los 23. Actu贸 como profesor del seminario, rector y p谩rroco en la Parroquia San Bartolom茅.

De condici贸n humilde, se aboc贸 all铆 a la catequesis, a los enfermos, ni帽os y j贸venes y, especialmente, a los pobres.

A los 36 a帽os fue ordenado Obispo y destinado a Piacenza. All铆 desarroll贸 la catequesis, las visitas pastorales a sus 365 parroquias y public贸 varias cartas pastorales. Adem谩s, fue muy importante su acci贸n dirigida a la catequesis, a los pobres, sordos y ciegos.scalabrini

En 1887, Monse帽or Scalabrini comenz贸 a entregarse incesantemente al profundo problema de la migraci贸n. Cre贸 la congregaci贸n de San Carlos de Borromeo, cuyo objetivo es la asistencia a los migrantes.

Sus misioneros acompa帽aron a los migrantes al nuevo mundo y se instalaron con ellos. As铆, en 1901, Monse帽or Scalabrini visit贸 Estados Unidos, luego Brasil y, finalmente, lleg贸 a Buenos Aires para reencontrarse con su hermano Pedro Scalabrini, que resid铆a all铆.

Sus devociones fueron Cristo, la Eucarist铆a y la Virgen; fue celoso defensor y obediente del Papa. El 1 de julio de 1905 muri贸 en Piacenza. Sus 煤ltimas acciones fueron besar la Cruz y decir: 鈥淨ue se haga tu voluntad鈥. Fue profeta en su tiempo y su obra se perpet煤a.

La iglesia, madre y maestra, conf铆a a sus hijos en la Congregaci贸n Scalabriniana la labor pastoral con los migrantes y les pide fidelidad al carisma del fundador porque Scalabrini fue un carism谩tico y supo entregar ese don a la Iglesia.

驴Qui茅n es Juan Bautista Scalabrini?

 

Se puede interpretar el sentir del Beato Juan B. Scalabrini como una tarea compleja. Si queremos vivir, conservar, profundizar y desarrollar la experiencia del Esp铆ritu que 茅l pose铆a y transmiti贸 a sus disc铆pulos, debemos llevar sus valores y principios a la pr谩ctica.

La misi贸n de nuestras escuelas hoy (con el ejemplo de los sacerdotes que trabajaron y trabajan bajo la fascinaci贸n del carisma Scalabriniano y el protagonismo creciente de laicos comprometidos) es lograr la plenitud del ni帽o/ joven, creciendo junto con 茅l.

El objetivo principal de nuestros colegios es trabajar con el necesitado (el que sufre, el migrante), acompa帽谩ndolo con sus p茅rdidas y sinti茅ndonos felices de sus logros.
Es tarea de los educadores Scalabrinianos estimular y valorar la tarea de los educandos, colaborando con la divina providencia en la realizaci贸n del amor.

Algunos pensamientos de nuestro patrono sobre el amor nos inspiran en nuestra tarea educativa:

1 鈥淓l amor: no hay criatura que resista a 茅l.鈥Fray scalabrini

2 鈥淓l Dios tremendo, ahora es el Dios que ama y que quiere ser amado, no solamente por lo que es en s铆 mismo, sino incluso por lo que no nos muestra ser; aquel Dios nos da tantos mayores derechos sobre el coraz贸n, cuanto m谩s procura  de hacer lo posible para conquistar el nuestro鈥 ( Homil铆a de Navidad 1880)

3 鈥淣o podemos da帽ar a aquellos que amamos鈥. Los que ponemos en pr谩ctica la pedagog铆a del amor necesitamos de la iluminaci贸n del Esp铆ritu Santo que nos inspire humildad, valent铆a, prudencia, paciencia.

La b煤squeda de las relaciones fraternas, humanas y justas constituyen el coraz贸n de nuestro carisma.

Para interpretar la Espiritualidad Scalabriniana en las escuelas, podr铆amos hablar de algunas caracter铆sticas principales:

鈥淗acerse migrante con los migrantes: el hacerle sentir al otro que la escuela es su propia casa鈥 crea sentido de pertenencia. El docente Scalabriniano camina en continuo crecimiento y nunca dar谩 por terminada su obra, acerc谩ndose cada vez m谩s al proyecto de Dios. 隆Qu茅 importante resulta para un ni帽o la demostraci贸n de afecto, el reconocimiento personal, la sonrisa a tiempo, la mano fuerte pero lista para acariciar!

鈥淟a catolicidad y la universalidad: el ambiente de una escuela Scalabriniana debe privilegiar momentos de solidaridad, de intercambio y de fraternidad鈥.

鈥淟a vida trinitaria nos ense帽a que la comuni贸n es hecha de diferencia, no de uniformidad鈥.

Por esto, cada alumno, cada docente, cada padre, cada actor de la comunidad educativa participar谩 de acuerdo a su individualidad pero promoviendo la unidad, la conciliaci贸n y la tolerancia. 驴Qu茅 cosa requiere el sarmiento para dar fruto? Que permanezca unido a la vid.

鈥淓l crecimiento y la aceptaci贸n: que se concreta en la solidaridad, respetando y haciendo respetar a cada persona que transite a nuestro alrededor, ayud谩ndola a salir de sus miserias, abriendo las puertas de las distintas realidades, razas, culturas, necesidades, vislumbrando siempre que 鈥溍塴 puede estar llamando a nuestra puerta y si se la abrimos entrar谩 a nuestra casa y cenar谩 con nosotros鈥.

La oraci贸n: aquella que se dirige al Padre y se hace secreto, poni茅ndose delante del Se帽or en la actitud de hijo y dejando a Dios su libertad de Padre, sabiendo que oramos delante de Dios, no delante de los hombres. Ella debe ser una relaci贸n 铆ntima con el Se帽or, sin importarnos el contexto social o cultural.

Nuestros ni帽os orar谩n con humildad delante del Creador confiando en que Jes煤s intercede por nosotros, asumiendo nuestro destino y, as铆, Su destino se vuelve el nuestro. Orar谩n como son, con sus manos, ojos, cuerpo, cada uno con su humanidad.

La comuni贸n: nexo espiritual que une al creyente con Dios a trav茅s de Jesucristo y que une a los creyentes entre s铆.

El alumno Scalabriniano debe aprender a compartir bienes, a compartir la vida. As铆 como el Padre se une al Hijo y el Hijo al Padre, los ni帽os aprender谩n a vivir en una comuni贸n de pensamiento, de sentimiento y de acciones con sus pares y con sus maestros.

Nuestras vidas se iluminan desde el momento en que Dios nos ama con infinito amor. Caminaremos a diario en el amor de Dios porque cuando los hombres se aman y viven la aut茅ntica comuni贸n, viven ese amor que hemos recibido de Jes煤s. S贸lo all铆 est谩 Dios.

Por ello, para vivir realmente en comunidad, necesitamos disponer de cuatro pilares principales: la escuela, la comuni贸n, la eucarist铆a y la oraci贸n.

Ser谩 misi贸n de una escuela Scalabriniana brindar los medios y las posibilidades para que cada alumno construya las bases solidas de un proyecto de vida que lo plenifique como persona en s铆 mismo y al servicio de la comunidad.

Qu茅 importante ser谩 cuando logremos pasar del yo al nosotros, cuando logremos salvar nuestras debilidades y faltas, porque ser谩 all铆 que nosotros nos hallaremos sumergidos en la misericordia y en el amor del Padre.

Nuestra oraci贸n solidaria nos unir谩 para sacar el tesoro de Juan Bautista Scalabrini y la de sus seguidores, para convertirnos en puentes que concilien y nos unan como verdaderos Hijos del Padre com煤n.