BEATO JUAN BAUTISTA SCALABRINI
(1839-1905)

PADRE DE LOS MIGRANTES Y FUNDADOR DE LA CONGREGACI脫N DE LOS MISIONEROS DE SAN CARLOS BORROMEO – SCALABRINIANOS

Un hombre con gran sensibilidad, cercano a su pueblo, motivado por la caridad. Fue obispo de la di贸cesis de Piacenza, al norte de Italia. Como pastor se sent铆a responsable de dar una respuesta evang茅lica a las distintas circunstancias que viv铆a la gente de su di贸cesis. Invit贸 a sus sacerdotes a salir de las sacrist铆as, y darse cuenta de las necesidades concretas de su pueblo. Desarroll贸 distintas iniciativas en los 谩mbitos religioso y social.

En el 谩mbito religioso, se preocup贸 por la instrucci贸n catequ茅tica, sobre todo de los ni帽os; incluso de los sordomudos, los cuales hasta ese momento quedaban privados del conocimiento de Jes煤s, pues hasta entonces no exist铆a un m茅todo ni manuales para ense帽arles el catecismo, mismos que 茅l promovi贸 en su di贸cesis y en toda Italia. Fund贸 una revista especializada en catequesis y organiz贸 el primer congreso catequ茅tico en Italia. Tambi茅n se preocup贸 porque los sacerdotes de su di贸cesis tuvieran una adecuada formaci贸n que les permitiera ser predicadores y testigos del Evangelio.

En el 谩mbito social se distingui贸 por ocuparse de las situaciones que aflig铆an a su pueblo. A trav茅s de las visitas pastorales que realizo a su di贸cesis, pudo constatar las duras condiciones de vida que enfrentaban cada d铆a la gente de su di贸cesis. Su obra m谩s conocida es la atenci贸n integral a las necesidades de los migrantes. Cuando fue beatificado en 1997, el Papa Juan Pablo II se refiri贸 a 茅l como 鈥淧adre de los Migrantes鈥.

El principal motor que impuls贸 al Beato Juan Bautista Scalabrini es la caridad, la cual lo llevo a desarrollar una respuesta concreta, tanto en el 谩mbito eclesial como en lo social, en favor de los migrantes, a quienes lleg贸 a definir como 鈥渆sclavos modernos鈥.

En su tiempo, la Iglesia en Italia estaba divida en dos grandes grupos; transigentes e intransigentes, entre los cuales era muy dif铆cil  la conciliaci贸n de sus intereses. El motivo principal de la disputa era la  actitud de los cat贸licos ante el naciente estado italiano que hab铆a ocupado el territorio que entonces pertenec铆a al Vaticano. Los intransigentes se negaban a cualquier acuerdo entre la Iglesia y el gobierno italiano, as铆 como la participaci贸n en la vida social y pol铆tica de la naciente rep煤blica, debido a que consideraban arbitraria la ocupaci贸n del territorio vaticano por parte del gobierno, su posici贸n era m谩s dogm谩tica que los transigentes quienes eran m谩s condescendientes en cuanto a la relaci贸n con el Estado.

Scalabrini se vio envuelto en la controversia entre estos grupos. Fue fiel al magisterio eclesial de su 茅poca y en muchos de sus escritos se ve reflejado. Sin embargo, en la pr谩ctica pastoral ten铆a una actitud conciliatoria. Comprendi贸 que la Iglesia no pod铆a encerrarse en s铆 misma y que si quer铆a ser fiel a la misi贸n encomendada por Cristo, deb铆a ocuparse de las necesidades de los pobres.

La evangelizaci贸n que Scalabrini pretend铆a es la redenci贸n moral y espiritual del migrante integrando distintos aspectos: asistencia moral, social y legal en el momento de la salida, de la llegada y de la primera ambientaci贸n en el nuevo lugar de trabajo.

Scalabrini comprendi贸 que la migraci贸n es un fen贸meno estructural que implica distintos aspectos. Plante贸 la necesidad de dar una respuesta global ante los problemas que acompa帽an al fen贸meno migratorio. Desde su perspectiva la Iglesia deb铆a desarrollar una acci贸n pastoral que aborde tanto lo social como lo espiritual: 鈥淒onde hay un pueblo que trabaja y sufre, all铆 est谩 la Iglesia, porque la Iglesia es madre, amiga y protectora del pueblo.鈥

Scalabrini denunci贸 que se hablaba mucho de migraci贸n, pero se relegaba las situaciones concretas de los emigrados: 鈥淪e piensa en los emigrantes (en situaciones abstractas), pero no en los emigrados (en situaciones concretas)鈥. Critic贸 las valoraciones m谩s emocionales que racionales. Sus propuestas pastorales fueron fundamentadas en los medios y m茅todos de las ciencias sociales, abordando el fen贸meno migratorio en forma cient铆fica y t茅cnica (estad铆sticas, observaci贸n participante, entrevistas, historias de vida, etc.).

Para afrontar la problem谩tica social de los migrantes, Scalabrini organiz贸 comit茅s laicos, se comprometi贸 a sensibilizar a la Iglesia y a la sociedad con respecto a las necesidades de los emigrados y propuso mejorar la legislaci贸n que regulaba la emigraci贸n italiana entrando en el debate pol铆tico y planteando propuestas concretas de acci贸n.

El descubrimiento de problem谩ticas similares en otros grupos 茅tnico-nacionales lo hizo consciente de que la problem谩tica que acompa帽a a las migraciones supera los 谩mbitos locales y nacionales.

Su visi贸n global sobre el fen贸meno migratorio se reflej贸 en su informe a la Santa Sede Pro Emigratis Catholicis, publicado en 1905 despu茅s de sus viajes pastorales a Estados Unidos y Brasil, un poco antes de su muerte. En 茅l propone soluciones estructurales a las necesidades de los emigrantes:

鈥 Reconoce la emigraci贸n como un derecho natural.
鈥 La misi贸n de la Iglesia es Evangelizar a los emigrantes y procurar su bienestar integral.
鈥 Establece la diferencia entre emigraci贸n y la colonizaci贸n (identific贸 que existen distintos tipos de migraci贸n).
鈥 Defiende la cultura de origen y la lengua de los emigrantes.
鈥 La organizaci贸n de la acci贸n evangelizadora de la Iglesia en favor de los migrantes deber铆a ser basada en la trilog铆a: Iglesia 鈥 Escuela 鈥 Dispensario farmac茅utico.
鈥 Propone la organizaci贸n de una Congregaci贸n o Comisi贸n Central de la Santa Sede cuya finalidad y funci贸n sea procurar la acci贸n pastoral entre los migrantes en todo el mundo.

Estas propuestas fueron retomadas por la Santa Sede y son principios rectores de la acci贸n pastoral de la Iglesia con los migrantes. El Beato Juan Bautista Scalabrini, fue precursor de la pastoral migratoria, la cual emergi贸 con fuerza a fines del siglo XIX, se desarroll贸 en el siglo XX y responde a grandes desaf铆os en el siglo XXI.

Algunos pensamientos de nuestro patrono sobre el amor nos inspiran en nuestra tarea educativa:

1 鈥淓l amor: no hay criatura que resista a 茅l.鈥Fray scalabrini

2 鈥淓l Dios tremendo, ahora es el Dios que ama y que quiere ser amado, no solamente por lo que es en s铆 mismo, sino incluso por lo que no nos muestra ser; aquel Dios nos da tantos mayores derechos sobre el coraz贸n, cuanto m谩s procura  de hacer lo posible para conquistar el nuestro鈥 ( Homil铆a de Navidad 1880)

3 鈥淣o podemos da帽ar a aquellos que amamos鈥. Los que ponemos en pr谩ctica la pedagog铆a del amor necesitamos de la iluminaci贸n del Esp铆ritu Santo que nos inspire humildad, valent铆a, prudencia, paciencia.

La b煤squeda de las relaciones fraternas, humanas y justas constituyen el coraz贸n de nuestro carisma.

Para interpretar la Espiritualidad Scalabriniana en las escuelas, podr铆amos hablar de algunas caracter铆sticas principales:

鈥淗acerse migrante con los migrantes: el hacerle sentir al otro que la escuela es su propia casa鈥 crea sentido de pertenencia. El docente Scalabriniano camina en continuo crecimiento y nunca dar谩 por terminada su obra, acerc谩ndose cada vez m谩s al proyecto de Dios. 隆Qu茅 importante resulta para un ni帽o la demostraci贸n de afecto, el reconocimiento personal, la sonrisa a tiempo, la mano fuerte pero lista para acariciar!

鈥淟a catolicidad y la universalidad: el ambiente de una escuela Scalabriniana debe privilegiar momentos de solidaridad, de intercambio y de fraternidad鈥.

鈥淟a vida trinitaria nos ense帽a que la comuni贸n es hecha de diferencia, no de uniformidad鈥.

Por esto, cada alumno, cada docente, cada padre, cada actor de la comunidad educativa participar谩 de acuerdo a su individualidad pero promoviendo la unidad, la conciliaci贸n y la tolerancia. 驴Qu茅 cosa requiere el sarmiento para dar fruto? Que permanezca unido a la vid.

鈥淓l crecimiento y la aceptaci贸n: que se concreta en la solidaridad, respetando y haciendo respetar a cada persona que transite a nuestro alrededor, ayud谩ndola a salir de sus miserias, abriendo las puertas de las distintas realidades, razas, culturas, necesidades, vislumbrando siempre que 鈥溍塴 puede estar llamando a nuestra puerta y si se la abrimos entrar谩 a nuestra casa y cenar谩 con nosotros鈥.

La oraci贸n: aquella que se dirige al Padre y se hace secreto, poni茅ndose delante del Se帽or en la actitud de hijo y dejando a Dios su libertad de Padre, sabiendo que oramos delante de Dios, no delante de los hombres. Ella debe ser una relaci贸n 铆ntima con el Se帽or, sin importarnos el contexto social o cultural.

Nuestros ni帽os orar谩n con humildad delante del Creador confiando en que Jes煤s intercede por nosotros, asumiendo nuestro destino y, as铆, Su destino se vuelve el nuestro. Orar谩n como son, con sus manos, ojos, cuerpo, cada uno con su humanidad.

La comuni贸n: nexo espiritual que une al creyente con Dios a trav茅s de Jesucristo y que une a los creyentes entre s铆.

El alumno Scalabriniano debe aprender a compartir bienes, a compartir la vida. As铆 como el Padre se une al Hijo y el Hijo al Padre, los ni帽os aprender谩n a vivir en una comuni贸n de pensamiento, de sentimiento y de acciones con sus pares y con sus maestros.

Nuestras vidas se iluminan desde el momento en que Dios nos ama con infinito amor. Caminaremos a diario en el amor de Dios porque cuando los hombres se aman y viven la aut茅ntica comuni贸n, viven ese amor que hemos recibido de Jes煤s. S贸lo all铆 est谩 Dios.

Por ello, para vivir realmente en comunidad, necesitamos disponer de cuatro pilares principales: la escuela, la comuni贸n, la eucarist铆a y la oraci贸n.

Ser谩 misi贸n de una escuela Scalabriniana brindar los medios y las posibilidades para que cada alumno construya las bases solidas de un proyecto de vida que lo plenifique como persona en s铆 mismo y al servicio de la comunidad.

Qu茅 importante ser谩 cuando logremos pasar del yo al nosotros, cuando logremos salvar nuestras debilidades y faltas, porque ser谩 all铆 que nosotros nos hallaremos sumergidos en la misericordia y en el amor del Padre.

Nuestra oraci贸n solidaria nos unir谩 para sacar el tesoro de Juan Bautista Scalabrini y la de sus seguidores, para convertirnos en puentes que concilien y nos unan como verdaderos Hijos del Padre com煤n.